Comunidad de Regantes

 

Ordenar: según el DRAE mandar y prevenir que se haga una cosa. También: poner en orden, concierto y buena disposición una cosa.

Ordenanza: (De ordenar): Conjunto de preceptos referentes a una materia. También: la que está hecha para el régimen y buen gobierno de una ciudad o comunidad.

Los pueblos del norte de León ya hemos visto que tienen su propio derecho consuetudinario, que es el que se aplica. En las Asambleas vecinales los asistentes toman parte en la decisión, y se impone una multa si procede, en provecho de la comunidad. En estos Concejos rurales se fueron elaborando las Ordenanzas como resultado del ejercicio de ese derecho. Algunas tal vez tengan su origen en normas forales y en privilegios concedidos por los Reyes, que se acomodaron a las necesidades de tiempos posteriores. Estas Ordenanzas una vez aprobadas por la Asamblea vecinal, se fueron trasmitiendo de palabra en las reuniones del Concejo o se fijaban, por escrito, en pergaminos o en papeles para que quedaran en la memoria de las gentes futuras. Se reformaban cada mucho tiempo, y para evitar que se produjeran vacíos legales fue lo que hizo aparecer los “ libros del pueblo “ que hacen y suscriben todos los vecinos para el gobierno de la localidad durante un año. Hay lugares en los que estas costumbres no están escritas, pero todos las conocen y respetan por haberlas aprendido en la practica de la vida desde los primeros años. Algunos pueblos, quizá por su pequeño tamaño como CASTRO solo las conservan en esta última forma, (que sepamos). Si anteriormente las tubo escritas, hoy no conocemos su paradero estando ya perdidas o destruidas por el tiempo sin haberse redactado otras nuevamente. En muchos archivos de municipios se conservan copias de antiguas ordenanzas, que no diferirán mucho de las que regirían en Castro dado la similitud del tipo de vida rural durante siglos.

Los temas que trataban solían referirse principalmente a temas agrícolas y ganaderos o derivados. Los mas habituales solían ser: requisitos para adquirir la vecindad, forma de tocar a concejo; funcionamiento de los hornos, reglamentos de pastos; veceras de ganados; arreglo de caminos; aguas para riegos; pastos y montes comunales; policía higiene y seguridad de las viviendas; regidores y concejos; servidumbre de paso; reparación de puertos y limpieza de presas; tasación y pago de perjuicio en fincas y cotos del pueblo, relación con los pueblos de la comarca que limitan con su terreno y en fin, cuanto concernía al buen orden para evitar pleitos. A las ordenanzas, mientras no se reformaban se les daba el mismo valor que si fueran disposiciones reales.

Conocemos la legalidad de las ordenanzas desde el año 1422, cuando D. Juan II dio una disposición dictada en Ocaña que dice “ Ordenamos y mandamos que todas las ciudades villas y lugares de nuestros Reynos, sean gobernados según las Ordenanzas y Costumbres que tienen... y mandamos a los Justicias y Regidores procedan conforme a derecho a punir y castigar a los que de suso dicho ficieren; y guarden las ordenanzas y costumbres que los Concejos acerca de esto hicieren”. Tambien D.Fernando e Isabel en la Pragmatica del 9 de Junio de 1500 dispusieron: los Corregidores vean las ordenanzas de la ciudad, villa o partido que fuese a su cargo y las que fueren buenas las guardaran y harán guardar”. Tambien hay textos de Alfonso XI, Enrique II Juan I y Juan II. Estas disposiciones pasaron mas tarde a formar parte de las ordenanzas de Castilla, de la Nueva Recopilación y, finalmente de la Novísima.JLC

Comunidad de Regantes

De las Presas" GRANDE , CHARCO Y PONTON DE SANTA JUSTA" de Los Pueblos de Santa Colomba, Gallegos,Barrillos de Curueño y Castro del Condado ( León)

A-ORDENANZAS Y REGLAMENTOS

 

 

 

JLC

 

 

 

B-LAS COMUNIDADES DE REGANTES DE ESPAÑA

Y SU FEDERACIÓN NACIONAL


ÍNDICE GENERAL


I.- LAS COMUNIDADES DE REGANTES EN ESPAÑA: HISTORIA, CARACTERISTICAS, FINALIDAD Y GESTION.-


1.- INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS.

2.- ANTECEDENTES HISTÓRICOS.

3.- BASE LEGAL.

4.- IMPORTANCIA DE LAS CDES. DE REGANTES.

4.1.- FINALIDAD.
4.2.- CARACTERÍSTICAS.

5.- DERECHOS Y OBLIGACIONES DE LOS COMUNEROS.

5.1.- PRINCIPALES DERECHOS.
5.2.- OBLIGACIONES RELEVANTES.

6.- GESTIÓN DE UNA CDAD. DE REGANTES.
6.1.- Gestión Directa.
6.2.- Gestión Indirecta.

7.- MEJORAS EN LA GESTIÓN DE LAS CDES. DE REGANTES.

8.- CONCLUSIONES FINALES.

II.- LA FEDERACIÓN NACIONAL DE COMUNIDADES DE REGANTES Y SU PRESENCIA EN LA SOCIEDAD ESPAÑOLA.

1.- INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS.

El presente trabajo tiene como objetivo principal, dar a conocer el incalculable valor histórico y práctico de las Comunidades de Regantes de España; su finalidad, bases legales y modo de gestionarse, así como su enorme importancia como corporaciones milenarias, hoy de Derecho público, en las que los agricultores se agrupan con la única finalidad de autogestionarse para distribuir el agua de riego de un modo eficaz, ordenado y equitativo. Por el carácter milenario de las Comunidades de Regantes, su eficacia demostrada, ser genuinamente españolas y únicas en el mundo, resulta importante su conocimiento para poder exportar este tipo de asociación de regantes a otros países en desarrollo, con el objetivo de que el escaso recurso del agua pueda ser distribuido con el máximo rigor y equidad.

2.- ANTECEDENTES HISTORICOS.
La organización de las Comunidades de Regantes, no aparece en nuestro Derecho histórico claramente definido, ya que se trata de asociaciones regidas por sistemas y reglas propias de romanos y árabes; como las hermandades, sindicatos, juntas, gremios, etc. dotadas de una organización que permitía la administración y distribución del agua para el regadío de los cultivos.
Las normas de distribución del agua estaban basadas en el Derecho consuetudinario, en la costumbre, que se transmitía por generaciones verbalmente y que contenían experiencias muy contrastadas por sus aplicaciones prácticas. Con el tiempo estas prácticas habituales se plasmaron en Ordenanzas escritas, que en la actualidad constituyen un valor histórico incalculable.
El desarrollo del regadío en España estuvo fuertemente condicionado por el medio físico, quizás en mayor medida que cualquier otro fenómeno humano. El primer período de la historia del regadío en España se adecua con la Prehistoria y la Edad Antigua. Este inicio es muy difícil de precisar y diferente para las distintas cuencas hidrográficas.
Quizás por falta de documentación, se generaliza y la cuestión histórica del regadío español, se ha visto sometida a dos criterios opuestos en gran parte. El que niega la influencia de la cultura islámica, y la que se apoya en trabajos de prestigiosos arabistas como predecesores de la teoría contemporánea de Américo Castro.
Historiadores más recientes (siglo XIX y XX), proponen ambas afirmaciones: la romana, quizás mejor, la romano-cristiana y la islámico-cristiana. Hay antecedentes históricos como para afirmar que la distribución del agua en común, y mediante acequias de riego, data de épocas muy anteriores a los musulmanes y puede demostrarse su fundación cristiana.
De cualquier modo, es un hecho cierto que, algunas de las primeras Comunidades que se inscribieron en la Federación Nacional de Comunidades de Regantes de España, que me honro en presidir, fueron las que componen el Tribunal de las Aguas de la Vega de Valencia, que cuenta con más de mil años de edad y continua siendo joven, con una juventud -la suya- venerable, sencilla, solemne y señorial, que incluso sirvió de inspiración para que los legisladores de las Leyes de Aguas de 1866 y 1879 pudiesen con innegable acierto plasmar el régimen que se conoce de las Comunidades de Regantes de España, y por su influencia de diversos países de América.
Así pues, las CC.RR. (Comunidades de Regantes) son instituciones de larga tradición histórica en la buena distribución de las aguas y en la organización propia del regadío, y se encuentran profundamente enraizadas en la conciencia popular.



3.- BASE LEGAL DE LAS COMUNIDADES DE REGANTES.
La figura de las CC.RR. se encuentra reforzada y promovida por la misma Administración, ya que no sólo reconoce a todas las CC.RR. ya existentes, sino que obliga a todos los futuros usuarios que utilicen el agua en común a constituirse en comunidad de regantes.
El marco jurídico en el que se basan las comunidades de regantes es la Ley de Aguas vigente, donde se establecen los fundamentos de su estructura, competencias y potestades. La primera Ley de Aguas fue la de 3 de agosto de 1866, que fue sustituida por la muy completa y eficaz Ley de Aguas el 13 de Junio de 1879; que incorpora la figura de las CC. RR. al ordenamiento jurídico español. Esta Ley constaba de 258 artículos de los que 25 trataban de las Comunidades de Regantes.
A los 106 años de continuar en vigor esta Ley, el 2 de Agosto de 1985 se promulga la nueva y actual Ley de Aguas, que consta de 113 artículos de los que 11 tratan de Comunidades de Usuarios. Precisamente se adopta el modelo de las CC.RR. para todp tipo de Comunidades de Usuarios. Recientemente, el 13 de diciembre de 1999, ha sido reformada esta Ley, potenciándose, además de los aspectos medioambientales del uso del agua, el fomento de este tipo de asociaciones, tanto para los usuarios de aguas de procedencia superficial como de procedencia subterránea. Se trata también de hacer partícipes y corresponsables a los usuarios del agua con la Administración Hidráulica, a efectos de gestión, financiación e incluso, planificación.
El desarrollo de la Ley 29/1985, de 2 de agosto, de Aguas, dió origen al Real Decreto 849/1986, de 11 de abril, por el que se aprueba el Reglamento del Dominio Público Hidráulico, que establece los principios jurídicos a que deben someterse los usuarios y el contenido de derechos y obligaciones que a los mismos les corresponde.
El Ministerio de Fomento (hoy Ministerio de Medio Ambiente), elaboró un Modelo Oficial de Comunidades de Regantes, aprobado por R.O. de 25 de Junio de 1884, que establecía el modelo oficial de Ordenanzas y Reglamentos, inspirado en la regulación existente para las Comunidades de mayor importancia y tradición, conservando la aplicación de normas consuetudinarias. Resultó un modelo muy aceptable para la época que, sin poder ser impuesto obligatoriamente, supuso para las comunidades de regantes un eficaz patrón de referencia, fácilmente adaptable a las especialidades propias de cada una de ellas. Esta Ley, modificada por una Orden de 13 de Febrero de 1968, es una norma muy necesaria porque fija el contenido de derechos, tanto respecto a la Comunidad como frente a los usuarios. Estas normas han servido de modelo para redactar el Reglamento de la vigente Ley de Aguas.
Las normas basadas en los usos y costumbres que dieron lugar al Derecho Consuetudinario, constituyeron una exigencia cuyo cumplimiento, como cualquier norma escrita que estuviera contenida en las Ordenanzas, se puede invocar ante la Administración y exigir ante los Tribunales, quienes, una vez justificada la costumbre, podrán imponer su cumplimiento. La Ley de Aguas anterior, que recogía el derecho histórico, llegaba a imponer a los Sindicatos de Riego -actuales Juntas de Gobierno-, la obligación de respetar los derechos adquiridos y las costumbres locales.

 

4.- IMPORTANCIA Y REGIMEN DE FUNCIONAMIENTO DE LAS CC. RR.
En España, entre el 80% (en épocas pasadas) y alrededor del 70% (en épocas actuales) de los recursos hídricos consuntivos disponibles son demandados por el Sector de Regadíos. Por imperativo legal, los usuarios del agua y otros bienes de dominio público hidráulico que disfruten de una misma toma o concesión deberán constituirse en Comunidades de Usuarios. Cuando el destino del agua es el riego, se denominan Comunidades de Regantes. Según un catálogo editado por el Ministerio de Obras Públicas, hoy Ministerio de Medio Ambiente; existen censadas unas 6.200 Comunidades de Regantes en España.
Con carácter general, el artículo 73.1 de la Ley de Aguas (en adelante LA) establece que la organización de comunidades de usuarios, así como la explotación en régimen de autonomía interna de los bienes hidráulicos inherentes al aprovechamiento, estarán regulados por los Estatutos u Ordenanzas, que una vez redactadas y aprobadas por los propios usuarios, deberán ser sometidas para su aprobación administrativa al Organismo de cuenca.
De igual modo; las Comunidades de Regantes son Corporaciones de Derecho público, adscritas al Organismo de Cuenca. Se les concede autonomía interna para su gestión -dentro de los límites que marca la Ley- a través de las Ordenanzas y Reglamentos propios, que deben ser redactados por los regantes y posteriormente ser sometidos a su aprobación definitiva por la Confederación Hidrográfica que corresponda.
Los Reglamentos, Estatutos u Ordenanzas, han de incluir la finalidad y el ámbito territorial de la utilización de los bienes de dominio público hidráulico, regulando la participación y representación obligatoria de los titulares actuales y sucesivos de los bienes y servicios, y de los participantes en el uso del agua, siempre en relación a sus respectivos intereses (art. 74.2 LA), para lo que tendrán una Junta General o Asamblea, una Junta de Gobierno y uno o varios Jurados de riego.
Asímismo, los Reglamentos u Ordenanzas también obligarán a que todos los titulares contribuyan a satisfacer, en equitativa proporción, los gastos comunes de explotación, conservación, reparación y mejora (art. 74.2 LA). Las deudas derivadas de los mismos, así como cualquier otra derivada de la administración y distribución de las aguas, gravarán la finca en cuyo favor se realizaron, pudiendo la comunidad de usuarios exigir su importe por la vía de apremio, y prohibir el uso del agua mientras no se satisfagan, aun cuando la finca hubiese cambiado de dueño. De igual modo se procederá si la deuda proviene de multas o indemnizaciones impuestas por los Tribunales o Jurados de Riego (art.75.4 LA).
Por las competencias que la Ley de Aguas confiere a las Comunidades de Regantes, difícilmente se duda de la importancia de estas organizaciones. A pesar de todo, y lamentablemente, no siempre este indudable peso específico que en la Administración Pública del Agua tienen las Comunidades de Regantes, se manifiesta en las decisiones administrativas y se transmite a la sociedad.
¿Que es una Comunidad de Regantes?. Podría definirse como una agrupación de todos los propietarios de una zona regable, que se unen obligatoriamente por Ley, para la administración autónoma y común de las aguas públicas, sin ánimo de lucro. Se trata, pues, de una zona concreta de tierra regable, la cual disfruta de una concesión de agua para regar esa superficie de tierra. Definida de este modo, se indica que la concesión de agua es dada a la tierra, y no al comunero propietario de la misma. Por lo tanto, cuando un comunero vende su tierra, está traspasando junto a su propiedad ese derecho que le corresponde a la tierra.
La Ley 46/1999, de 13 de diciembre, de reforma de la Ley 29/1985, de Aguas, de 2 de agosto, permite -en su artículo 61 bis- la cesión de derechos de uso del agua. De su aplicación, considerando una serie de restricciones y condicionantes podría desvincularse el agua de la tierra, mediante una cesión temporal entre usuarios de igual o mayor rango legal. No se trata de una privatización del agua, pues además la Administración hidráulica tiene un derecho preferente sobre el agua cedida, sino que se pretende flexibilizar las concesiones para que puedan ser desviadas hacia otros usos prioritarios o de mayor rentabilidad medioambiental e incluso económica, siempre con las limitaciones que esta novedosa Ley señala.

 

4.1.- FINALIDAD DE LAS CDES. DE REGANTES.
Las Cdes. de Regantes deben organizar los aprovechamientos colectivos de aguas públicas, superficiales y subterráneas que le son comunes. Tienen como función prioritaria la distribución y administración de las aguas concedidas, sujetándose a normas sancionadas por la Administración y elaboradas por los propios usuarios.
La necesidad de que los usuarios de riego tengan que organizarse en Comunidades de Regantes, por imposición de la Ley, viene determinada por la existencia de unos bienes o medios comunes:
- Agua (generalmente con una o varias tomas en común).
- Obras hidráulicas de conducción y distribución del agua.
- Servidumbres originadas las obras realizadas.
Por estas razones, forzosamente ha de gestionarse, explotarse y financiarse de foma asociativa.

4.2.- CARACTERISTICAS DE LAS CC. RR.
Recientemente, en 1996, los Letrados del Consejo de Estado, García-Trevijano y Alonso han señalado que: “Las Comunidades de Regantes son sujetos de derecho con personalidad jurídica propia, de base asociativa y no fundacional, de carácter no territorial y de naturaleza jurídico pública, pudiendo calificarse como verdaderas Administraciones Públicas con el alcance expuesto, tomando en consideración para ello el interés público que pretende alcanzarse a través de su creación”, y se añade que “no constituyen Administraciones Públicas de carácter territorial, ni pueden calificarse como Organismos autónomos”.
A modo de síntesis, se caracterizan por tener:
- Personalidad jurídica, complementada con el carácter público del ejercicio de sus funciones.
- Son Corporaciones de Derecho público.
- Tienen calificación de Administración pública.
- No tienen consideración de Organismos Autónomos del Estado.
* Personalidad Jurídica.-
Su personalidad jurídica es independiente de los miembros que la forman. Se las considera como centros autónomos de importación de relaciones jurídicas, lo que las faculta para comprar, vender, contratar, ejercitar acciones y realizar toda clase de actividades jurídicas. El ejercicio de estas acciones le corresponde a los órganos que las gobiernan y no a los usuarios de las Comunidades.
Su carácter público viene determinado por la finalidad que persiguen, que consiste en la administración de aguas públicas, distribuyendo sus caudales, resolviendo los litigios que plantean sus comuneros o partícipes y ejerciendo también las funciones de policía.
* Corporaciones de Derecho público.-
La personalidad es corporativa, pues se unen una serie de personas, con carácter obligatorio o voluntario para la administración autónoma y común de aguas públicas. La razón de las Comunidades no está en unos bienes adscritos a su fin, sino a un conjunto de personas que se incorporan a una personalidad jurídica para ejercer funciones de administración autónoma de aguas públicas.
En las Comunidades de Regantes la titularidad de las fincas continúan ostentándola sus propietarios y no se trasmiten a la Comunidad, sin perjuicio de las obligaciones comunitarias que pudieran recaer sobre las mismas.
* Calificación de Administración pública.-
Los fines de las Comunidades de Regantes son de interés público, al igual que los fondos de que disponen y pueden serlo las propiedades afectas a dichos fines (ej: canales principales, embalses, estaciones de bombeo, etc.).
Las tres actuaciones administrativas más relevantes de las Comunidades de Regantes, son:
- Policía.
- Fomento.
- Servicio público.
Las actas y resoluciones de las Comunidades, emitidas por sus órganos de gestión tienen carácter administrativo sometidas a la jurisdicción contencioso-administrativa.
* No son Organismos Autónomos del Estado.-
La Administración del Estado, aunque tiene la facultad de constituir las Comunidades de Regantes, no la tiene para adscribir patrimonio que le es ajeno, ni para intervenirlo, ni nombrar cargos directivos, ni fiscalizar presupuestos, ni otras actividades que sean competencia específica de las Comunidades de Regantes.

 

5.- DERECHOS Y OBLIGACIONES DE LOS COMUNEROS.-
Las Comunidades de Regantes o de Usuarios están formadas por los comuneros, que son propietarios de las tierras agrupados, con la finalidad de utilizar un aprovechamiento colectivo de aguas, que quedan adscritas a la tierra y nunca al comunero.

5.1.- DERECHOS.-
* Uso del agua.-
Las Ordenanzas deben distinguir entre el uso común o general del agua a la Comunidad, y el propio de cada comunero, dentro del caudal otorgado a la Comunidad.
La distribución de las aguas se efectuará bajo la dirección de la Junta de Gobierno de la Comunidad. Nunca un regante puede tomar directamente el agua de la conducción, aunque por turno le corresponda. Tampoco ningún regante en base a las necesidades del cultivo que adopte tiene derecho a reclamar más agua de la que en proporción le corresponda.
* Ostentar cargos dentro de la Comunidad.-
Dentro de las limitaciones que pueden imponer las Ordenanzas (no ser deudor de la Comunidad, la mayoría de edad, saber leer y escribir, etc.), todos los propietarios de bienes adscritos al aprovechamiento colectivo tendrán derecho a ser elegidos para desempeñar cargos en los órganos de gobierno de la Comunidad o en el Jurado de Riegos.
* Voz y Voto.-
Todos los usuarios tienen derecho a participar, asistiendo o interviniendo en los asuntos que se sometan a debate. El derecho a voto es una exigencia impuesta en razón del mayor o menor interés que para la Comunidad represente el aprovechamiento de cada comunero.
En la legislación vigente se establece que cualquiera que sea su participación en los elementos comunes, todos los propietarios tendrán derecho a voto, en la medida de lo consignado en las Ordenanzas, pudiendo agruparse hasta alcanzar el número exigido para el ejercicio de este derecho. De cualquier modo, a ningún propietario podrá corresponderle un número de votos que alcance el 50% del conjunto de todos los comuneros.
El derecho a voto, que corresponde a los usuarios, según las Ordenanzas, es ajeno al derecho de voto que como miembros de la Junta de Gobierno o del Jurado de Riegos pudiera corresponderle. En los órganos internos de la Comunidad, cada miembro de la Junta o el Jurado tiene derecho a un solo voto, con independencia de los que les pudieran corresponder como usuario en la Junta General. El voto del Presidente puede dirimir los empates en los órganos comunitarios que presida.
* Derecho de información y de representación.-
Al margen del derecho a interponer recursos administrativos o contencioso-administrativos, los comuneros tienen derecho a estar informados, asistiendo a las Juntas Generales y podrán revisar los acuerdos que figuren en los libros oficiales, si bien en algunas Comunidades se exige autorización de la Junta General o de Gobierno.
De igual modo, sólo los propietarios de los bienes adscritos al aprovechamiento colectivo o sus representantes legales tendrán derecho a participar en el funcionamiento de la Comunidad. El derecho que se otorga al representante, en ningún momento puede alcanzar para desempeñar un cargo de la propia Comunidad, ni podrá ser elegido para ocuparlo.

 

5.2.- OBLIGACIONES.-
* Abono de las cuotas.-
El Reglamento de la Ley de Aguas establece que ningún comunero pueda estar exonerado del pago de sus obligaciones y cargas inherentes a su participación en la Comunidad.
El abono de los gastos por conservación, limpieza o mejoras, como derivados de la administración y distribución de las aguas, podrán gravar la finca regada, estando la Comunidad facultada para exigir su importe por la vía de apremio y a prohibir el uso del agua mientras no se satisfagan, aun en aquellos casos en que la finca hubiese sido vendida a otro titular. Esta obligación, que la propia Ley de Aguas determina, se extiende también al pago de multas e indemnizaciones impuestas por los Tribunales o por los Jurados de Riegos.
Están también sujetos al pago de las obligaciones comunitarias, todos los terrenos comprendidos dentro de la Zona Regable de la Comunidad, aunque los propietarios renuncien al uso del agua.
En todo caso ningún usuario podrá separarse de la Comunidad sin renunciar al aprovechamiento de las aguas y a cumplir todas las obligaciones que con la misma tiene contraida. De igual modo, los gastos de construcción de presas, captaciones, conducciones, así como de explotación y conservación, deberán ser abonados según se especifique en sus Estatutos u Ordenanzas.
* Acatamiento de las normas.-
Todos los usuarios están obligados al cumplimiento de las ordenanzas de la Comunidad, así como a los acuerdos adoptados por los órganos de gobierno, pudiendo ser sancionados si cometen infracciones que estén tipificadas.



6.- GESTION DE UNA COMUNIDAD DE REGANTES.-

6.1.- Gestión Directa:
Constituye todo lo relacionado con el régimen interior de la propia Comunidad y sus relaciones con terceros.
Todas las CC. RR, con independencia de sus peculiaridades específicas, llevan a cabo en su gestión tres funciones: LEGISLATIVA, EJECUTIVA y JUDICIAL, y para ello dispone de tres órganos:
- Junta General: Constituida por todos los comuneros o usuarios. Es el órgano soberano de la Comunidad, correspondiéndole la gestión de las funciones LEGISLATIVAS y competencias específicas: (aprobación de Presupuestos, elección de cargos, solicitud de Concesiones nuevas de aguas, adquisición o enajenación de bienes, etc.)
- Junta de Gobierno: Constituida por comuneros elegidos por votación en Junta General. Les corresponde la gestión de la función EJECUTIVA de la Comunidad, a través de las competencias que les corresponden por Ley y por las Ordenanzas propias. Tales como: hacer cumplir las Ordenanzas, nombrar y separar empleados, elaborar presupuestos, organizar y distribuir el riego, cuidar el estado de las obras e infraestructuras, etc.
- Jurado de Riego: Está constituido por los comuneros elegidos en Junta General, correspondiéndoles la gestión de las funciones JUDICIALES de la Comunidad.
El Jurado de Riegos es el encargado de conocer las cuestiones que se susciten entre los usuarios de la Comunidad, pudiendo imponer a los infractores las sanciones reglamentarias. Su función principal es la de arbitraje para dar solución de las cuestiones que surjan entre regantes, regantes y guardas, etc. El objeto es dar una solución rápida a los problemas planteados, sin tener que acudir a los tribunales ordinarios de Justicia.
Los Jurados funcionan como tribunales de hecho, resolviendo las cuestiones que se les sometan sobre la distribución del agua. También pueden resolver los jurados de riego cuestiones de derecho, pero no todas las cuestiones de derecho en las que puedan estar interesados los usuarios, sino exclusivamente “las que se susciten sobre el uso y el aprovechamiento de las aguas de la CR”.
Las denuncias pueden ser formuladas por los vocales del Jurado, los guardas e incluso por cualquier regante ante el Presidente o Juez, quién ordenará al Secretario, si procede la denuncia, el envío a los interesados de papeletas de citación al juicio.
Los fallos del Jurado son tomados por mayoría absoluta, y en caso de empate decide el Juez o Presidente del Jurado. Una vez dictado se consignará el fallo por el secretario, con el visto bueno del presidente en un libro específico, en el que se anotarán todas las circunstancias del mismo.
Las resoluciones del Jurado son ejecutivas y sólo pueden ser revisables en reposición ante el propio Jurado, como requisito previo al recurso contencioso-administrativo.

6.2.- Gestión Indirecta:
Denominamos de este modo, a la gestión llevada a cabo en colaboración con los órganos del Organismo de Cuenca o Confederación Hidrográfica que corresponda, y son:
- Consejo del Agua: Organo de Planificación Hidrológica. Con la legislación actual los regantes se consideran muy poco representados, pues sólo alrededor de un 15% de miembros lo son en representación de los regantes en este importante órgano. La actual Ley de Aguas especifica que la representación de los diferentes usuarios (regantes, abastecimiento a poblaciones y otros usos), sea de al menos un 33% del total de participantes.
- Junta de Gobierno: Organo de Gobierno del Organismo de Cuenca o Confederación Hidrográfica. Se adoptan decisiones sobre Presupuestos del Organismo, y en situaciones de sequía, al amparo de la Ley, adopta acuerdos sobre normas de riego, respetando los correspondientes derechos concesionales. También los regantes se consideran muy poco representados, pues suelen tener sólo un 15% de participación y sin embargo, utilizan más de un 70% del recurso de agua disponible y soportan más de un 50% de los gastos del Organismo de Cuenca que corresponda. La Ley de aguas especifica que al menos haya un 33% de representación, entre los diferentes tipos de usuarios.
- Juntas de Explotación: Organo de Gestión en el que se coordina la explotación de las obras hidráulicas y recursos de agua de una zona determinada. La Ley especifica que han de respetarse los derechos derivados de las correspondientes concesiones y autorizaciones, la explotación de las obras hidráulicas y de los recursos de aguas de aquel conjunto de ríos, río, tramo de río o unidad hidrológica, cuyos aprovechamientos estén especialmente interrelacionados. Este es el órgano donde hay mayor representación de los respectivos usuarios.
- Comisión de Desembalses: Organo de Gestión en el que se delibera y formula al Presidente del Organismo de Cuenca, los regímenes de vaciado y llenado de los embalses y acuíferos para la campaña de riegos, atendidos los derechos concesionales de los distintos usuarios. En caso de circunstancias excepcionales, como avenidas o inundaciones, se constituirán automáticamente en comité permanente el presidente del organismo, el comisario de aguas, el director técnico y el jefe de explotación. Podrán adoptar las medidas de emergencia necesarias sin convocar al pleno de esta Comisión, aunque se deberá informar posteriormente al pleno sobre los embalses o desembalses extraordinarios que hubiesen realizado.
- Asamblea de Usuarios: Está formada por una representación del Estado y por representantes de los aprovechamientos confederados, en relación gradual y preestablecida con la superficie regada, el consumo de agua o la potencia instalada, de forma que ningún sector quede sin representación. También forman parte representantes de las Comunidades Autónomas. Hoy día resulta de muy poca operatividad. De esta asamblea se eligen a los representantes de los usuarios en todos los órganos de gestión indirecta, relativos a la representación en los órganos de cada Cuenca Hidrográfica.

 

7.- MEJORAS PARA LA GESTION DE LAS COMUNIDADES DE REGANTES EN ESPAÑA.-

En la actualidad, se hace necesario aumentar progresivamente la influencia de los usuarios en las tomas de decisiones sobre la regulación y control del recurso agua dentro de su correspondiente cuenca hidrográfica. Hoy día, al menos en España, la competencia es de los Organismos de cuenca o Confederaciones Hidrográficas, pero cada vez se ha de avanzar más hacia la corresponsabilidad entre la Administración del agua y los Usuarios.
Para ello, se hace necesario potenciar a las Comunidades de Regantes en su funcionamiento y responsabilidades, para que vayan asumiendo competencias que les son propias, aunque para ello deberán seguir contando con el máximo apoyo de los Organismos estatales, tanto de los de competencia hidráulica y medio ambiental, como de Agricultura.
De todas las funciones que han de practicarse en una Comunidad de Regantes, la más importante es la justa distribución del agua en cada una de las parcelas en riego. Para ello, resulta fundamental que se pueda realizar una eficaz gestión agronómica, basada en una asesoría permanente en todos los aspectos de las prácticas de cultivo y, muy en particular en dos de ellas, relativas a un mejor conocimiento de las relaciones suelo-agua y suelo-agua-planta, con carácter generalizado. La primera sería la correcta aplicación del agua a las plantas o, lo que es lo mismo; la utilización del método de riego más apropiado. La segunda, resulta de especial interés en las zonas deficitarias de agua, como ocurre en España y otros países mediterráneos, donde los riegos son generalmente escasos por falta de agua. Se deberían conocer cuales son las fases del desarrollo vegetativo de los cultivos donde existe mayor sensibilidad ante un déficit hídrico temporal, por sus efectos sobre las pérdidas de rendimiento. Todo ha de orientarse a la mejora de la administración de los recursos disponibles, especialmente en las regiones en las que, como ocurre en el Levante español y en muchas partes del globo, estos son muy limitados, tanto debido a inclemencias climáticas o periodos de sequía como a las demandas cada vez mayores para otros usos que pueden ser prioritarios, como ocurre con los abastecimientos a las poblaciones.
La agricultura del siglo XXI ha de caracterizarse por ser un modelo de Agricultura Sostenible, basada en dos principios fundamentales: a) “competitividad” (el agricultor ha de utilizar unos medios de producción y unos canales de comercialización que le permitan vender sus productos a precios competitivos, para poder vivir con su familia de esta actividad, y b) “no agresiva al medio ambiente” (deberá conservar los recursos naturales, como son el suelo y el agua para que puedan ser utilizados por las generaciones futuras). La primera consecuencia de esta agricultura del futuro es, que, el agricultor necesitará de un asesoramiento casi permanente sobre, cuales son los input en los que se podría reducir su aportación a los cultivos (ej: laboreo, fertilizantes, fitosanitarios en general, etc.), y cuales son los factores de producción que resultan imprescindibles para conseguir unas cosechas competitivas desde un punto de vista cualitativo, más que cuantitativo.
En esta situación que se plantea a nivel mundial, las Comunidades de Regantes tienen ante sí el reto de orientar a sus asociados sobre la mejor forma de emplear los caudales de agua disponibles y enseñarles a usarlos con la máxima eficiencia, complementando esta tarea con el control de las cantidades de agua utilizada por los agricultores, mediante los sistemas de medida (caudalímetros y aforadores) y otras políticas incentivadoras en caso de que se considerasen más efectivas.
Una tarea que, por ser previa a la constitución de una Comunidad de Regantes, necesariamente compete a la Administración, es el desarrollo de una política de mentalización de los regantes, tanto de aguas de procedencia superficial como subterránea, para fomentar su agrupación en Comunidades de Usuarios, e incluso la posterior integración de estas Comunidades, muchas veces pequeñas, en Comunidades Generales o en Juntas Centrales, que reúnan a las Comunidades y usuarios individuales de tramos de río, ríos o cuencas completas. Todo ello con el fin de poderse beneficiar de unos servicios técnicos, jurídicos, contables, de policía, etc. que, de forma aislada les resultaría imposible mantener.
También sería conveniente que los usuarios regantes de cada país, conservaran una estructura orgánica piramidal, similar a la de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes de España, con una Asamblea General, una Junta Directiva y un Comité Permanente, formado por un representante de cada cuenca hidrográfica.. Finalmente, el Presidente, que no es más que el representante legal de los órganos anteriores.

8.- CONCLUSIONES FINALES.-

De lo ya especificado, y como resumen se destacan varias conclusiones:

A) La agrupación de agricultores en Comunidades de Regantes, dada su gran eficacia en la autogestión -demostrada en España durante siglos- y su muy peculiar estructura organizativa, única en el mundo, resulta de gran interés. Este modelo español de asociación de regantes se está comenzando a difundir por otros países, con el objetivo de que sus escasos recursos consuntivos de agua puedan ser distribuidos con la máxima eficiencia y equidad.

B) Aún cuando las Comunidades de Regantes españolas cumplen un importante papel de ordenación del riego en relación con los agricultores que agrupan, su gestión podría seguir mejorándose:

1ª) Potenciando al máximo su participación activa dentro de su correspondiente Organismo de cuenca, con sujeción a la Ley de Aguas,

2ª) Dotándolas de mayor asistencia técnico-agronómica para el mejor asesoramiento directo a los regantes, tarea esta, por lo general, escasamente cubierta por otros Organismos de la Administración,

3ª) Incorporando a todas las redes de riego, mediante financiación por parte de las Administraciones Públicas, de los adecuados instrumentos de medida del agua servida, de manera que los controles del gasto pudieran realizarse por los volúmenes realmente utilizados y no sólo por la superficie regada.

* BIBLIOGRAFIA:

- ACEQUIA REAL DEL JUCAR (VALENCIA), 1992. Ordenanzas para el Régimen y Administración de la Comunidad de 1845 y modificadas en 1992.

- AL-MUDAYNA, 1991. Historia de los Regadíos en España. Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación.

- BOLEA FORADADA, J.A., 1998. Las Comunidades de Regantes. Ed. Comunidad General de Usuarios del Canal Imperial de Aragón. Zaragoza.

- COMUNIDAD DE PROPIETARIOS REGANTES DEL PANTANO DEL GUADALMELLATO (CORDOBA), 1989. Estatutos de la Comunidad y Reglamento del Jurado de Riegos de 1908,modificados en 1989.

- DEL CAMPO GARCIA, A. 1996. Las Comunidades de Regantes: Historia, Características, Finalidad y Gestión. XIV Congreso Nacional de Riegos. Aguadulce (Almería), Junio de 1996.

- DEL CAMPO GARCIA, A., 1996. Spanish Irrigators Communities. 2nd Meeting of the Interim Board of Governors. World Water Council. Granada, Spain. July, 1996.

- DEL CAMPO GARCIA, A. 1999. Sustainable Management of Water by Communities of Irrigators of Spaint: Hystory, Features, Objectives and Management. Technical Centre for Agricultural and Rural Co-operation (CTA ACP-EU Lomé Convention). CTA Seminar, Córdoba (Spain), September 1999.

- DIEZ GONZÁLEZ, F. 1992. La España del Regadío y sus Instituciones Básicas. Editado por la Federación Nacional de Comunidades de Regantes de España.

- MURILLO CUESTA, J. 1994. Comunidades de Regantes (Curso de IRYDA sobre Problemática del riego y regadío). Mecanografiado.

- SOUBRIER GONZALEZ, G. 1992. Asociaciones de Usuarios (Jornadas sobre Explotación de Sistemas de Riego. Aspectos Institucionales II). M.O.P.T. y C.E.D.E.X. Mecanografiado.

- VALERO DE PALMA MANGLANO, J. 1996. Régimen Jurídico de las Comunidades de Regantes. Colegio de Abogados de Madrid. Octubre 1996

 


II.- LA FEDERACIÓN NACIONAL DE COMUNIDADES DE REGANTES Y SU PRESENCIA EN LA SOCIEDAD ESPAÑOLA.

La Federación Nacional de Comunidades de Regantes de España es una Asociación sin ánimo de lucro, que agrupa a las entidades que se dedican a la administración del agua para riego, con independencia de que la procedencia de sus aguas fuese superficial o subterránea. En España, desde tiempos históricos reciben diferentes nombres (Comunidades de Regantes, Juzgados de Aguas, Sindicatos de Riegos, Heredamientos, etc.)

Fue fundada en 1.955, ante la necesidad de establecer y mantener una unidad de criterios y de actuación entre todas las entidades que tienen como finalidad primordial la utilización del agua para el riego. En aquellos años, el régimen político existente intentaba controlar todos los aspectos de la vida pública del país. Las Comunidades de Regantes se asociaron para oponerse a esta intrusión, logrando mantener así la libertad y la independencia de la que siempre habían gozado. Suelen ser dichos populares: “Con monarquía, república o dictadura, siempre hay que regar”, “el agua no tiene color”, refiriéndose a su independencia política, etc.

La Federación Nacional de Comunidades de Regantes de España se encuentra en estos momentos plenamente reconocida e integrada en la actividad pública del país, luchando por salvaguardar los intereses y derechos sobre el bien más preciado que tenemos que es el Agua, y armonizando el esfuerzo y el trabajo de todo el regadío español

Como señalan sus Estatutos, los fines que persigue esta Federación Nacional son, entre otros, los siguientes:

a) Asegurar una acción coordinada en vistas a mejorar los conocimientos adquiridos en materia de distribución del agua para riego, desde el punto de vista legal, administrativo y práctico.
b) Favorecer al máximo las informaciones recíprocas sobre captaciones, métodos de distribución, estadísticas, y otros aspectos de interés común
c) Hacer suyas las aspiraciones de las Comunidades federadas en lo que estas se dirijan al mejoramiento de los riegos, garantía de los tradicionales o creación de otros nuevos; e iniciar las que estimen oportunas con la misma finalidad.
d) Orientar la formación y vida de las entidades de riegos, tanto antiguas como de nueva creación.
e) Representar a sus asociados ante los Organismos del Estado y Autoridades en todos los intereses y derechos colectivos.
A lo largo de este último medio siglo, la Federación Nacional ha ido ganando peso en la vida pública española. Actualmente, están federadas Comunidades de Regantes de casi todas las provincias españolas, lo que supone alrededor de dos millones de hectáreas, es decir, más del 50% del regadío nacional. Y por supuesto, entre las Comunidades de Regantes integradas se encuentran las más importantes del país, bien por su extensión, bien por su tradición.

Esta Federación Nacional se siente orgullosa de haber mantenido a través de los años su independencia política, lo que le ha permitido trabajar en favor de los regantes con gobiernos de muy distinto signo. Con un talante siempre constructivo, con tenacidad y con capacidad de diálogo, la Federación Nacional ha conseguido llegar a ser un importante grupo de decisión en la política hidráulica del país.

Se puede decir que, la Federación Nacional es el único representante oficial del “regadío” en el ámbito nacional. En este sentido, la Administración Pública ha reconocido a la Federación Nacional como interlocutor válido en múltiples ocasiones, entre las que cabe destacar la redacción de la Ley de Aguas y sus Reglamentos, la elaboración del Plan Hidrológico Nacional, la colaboración en la confección del Plan Nacional de Regadíos, y mucho más recientemente el proyecto de ley de Reforma de la Ley de Aguas, el Libro Blanco del Agua, la Directiva Marco comunitaria sobre política de Aguas, etc.

La Federación Nacional de Comunidades de Regantes es también, por Ley:

 Miembro de la Comisión Permanente de los Congresos Nacionales de Comunidades de Regantes (OM MOP 12.10.1972).
 Organo consultivo el Ministerio de Obras Públicas (OM MOP 12.01.1978), hoy Ministerio de Medio Ambiente.
 Vocal nato del Consejo Nacional del Agua (Reglamento de la Administración Pública del Agua y su Planificación Hidrológica – RD 927/1998, de 29 de julio, art. 16. 1 – apdo. c)
 Miembro del Consejo Asesor de Medio Ambiente (RD 224/1994, de 14 de febrero – Resolución Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Vivienda, de 22 de abril de 1994), siendo Presidente del Grupo de Trabajo “Aguas y Costas”.


En cuanto a su organización interna y modo de funcionamiento, de acuerdo con los Estatutos, es la siguiente:

 Junta General
 Junta Directiva
 Comisión Permanente
 Presidente
 Secretario General

La Junta o Asamblea General es el órgano soberano de la Federación Nacional, y donde están representadas todas las Comunidades de Regantes asociadas a través de su Delegado.

La Junta Directiva es el órgano de gobierno. Actualmente está formada por 48 Vocales, un Tesorero, un Contador, 3 Vicepresidentes, un Secretario General, y un Presidente. Se reúne al menos una vez al trimestre y siempre que sea necesario.

La Comisión Permanente está compuesta por un representante de cada una de las cuencas hidrográficas, elegido por los usuarios regantes de la misma, además del Presidente y del Secretario General de esta Federación Nacional. Por el número más reducido de componentes y por su forma de trabajar, más informal, se ha revelado como un excelente órgano intermedio, de representación y de asesoramiento a la Presidencia.

El Presidente es elegido por votación en la Junta General, cada cuatro años. Debe ser a su vez Presidente de alguna entidad asociada, o al menos, el representante legal ante la Federación Nacional de su Comunidad de Regantes. Ostenta la representación legal de la Federación Nacional. Y es en la actualidad un cargo eminentemente ejecutivo.

El Secretario General es el encargado del funcionamiento interno de la Federación Nacional, colaborando al máximo con el Presidente y con la Junta Directiva, de los que depende. En las reuniones tiene voz, pero no voto.

La Federación Nacional realiza un amplio abanico de actividades entre las que destacan las siguientes:

 Asesoramiento, respondiendo a todo tipo de consultas (jurídicas, prácticas, técnicas) que plantean las Comunidades de Regantes.
 Información. En nuestra sociedad estar informados es de vital importancia, por eso procura mantener puntualmente informadas a las entidades asociadas en aquellos temas que les atañen (legislación, informes técnicos, sentencias, ponencias y artículos interesantes, etc.) a través de Circulares que emiten periódicamente.
 Formación, organizando cursos para el agricultor-regante, tanto en Madrid como en las restantes provincias españolas.


Igualmente es preciso resaltar la cada vez mayor participación de la Federación Nacional en la vida pública del país, con su intervención en los diferentes foros donde se habla de "agua". Se tiene clara la importancia de defender ante la opinión pública la realidad de lo que es el "regadío" y esta Federación Nacional acepta cualquier oportunidad para hacerlo en numerosos seminarios, jornadas, conferencias, etc. que organizan universidades, fundaciones, y entidades de carácter cultural, así como en sus propios Congresos Nacionales de Comunidades de Regantes y jornadas técnicas sobre temas de actualidad, tanto en España como en otros países.

Por lo que respecta al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, esta Federación Nacional ha mantenido estrechas relaciones de colaboración desde 1993 a través de “Convenios de Cooperación y Colaboración”, actualmente con la Dirección General de Desarrollo Rural. Para ambas partes la relación está resultando muy valiosa, ya que se ha posibilitado el intercambio de datos e ideas sobre planificación de estructuras de regadío, el perfeccionamiento y la difusión de técnicas relacionadas con el riego, el conocimiento de la problemática real que afecta al regadío, etc.

Especialmente fructífera está resultando la colaboración con el Ministerio de Agricultura Pesca y alimentación (MAPA) en el tema de la formación de los agricultores regantes, mediante tres caminos: a) organización de cursos en el Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER) de San Fernando de Henares en Madrid, b) realización de Programas Plurirregionales de Formación de los profesionales del sector agroalimentario por todo el país, y organización de viajes técnicos a otros países para intercambiar conocimientos y c) experiencias con agricultores y técnicos de la Administración de los países visitados. Los viajes más recientes han sido a California y al Sur de Francia, habiéndose firmado Convenios de colaboración con Organismos Públicos y Asociaciones de Regantes de los países visitados.

También se hace constar el apoyo que este Ministerio y sus dirigentes vienen prestando a esta Federación Nacional a la hora de defender la competitividad de nuestra agricultura de regadío, y la necesidad de conseguir un desarrollo sostenible de nuestra actividad, para que sea rentable (competitiva) pero respetuosa con el medio ambiente.

Quizás sea esta la misión más importante que tenga en el futuro la Federación Nacional; dar a conocer la necesidad de una agricultura sostenible, tanto a la sociedad (que la mayoría de las veces desconoce el aspecto ecológico de la agricultura y se limita a los cuatros argumentos de los ecologistas utilizan contra los embalses), como al regante (que en muchos casos y ante la falta de estímulos sigue con su profesión por pura inercia, sin disponer de incentivos para perfeccionar en su actividad agraria).

Andrés del Campo García .